Reflexiones sobre la Regulación Energética

Chihuahua, Chih., Julio del 2015

 

Asunto: Reflexiones sobre la Regulación Energética

 

Por: Lic. Enrique Angel Marcos Abularach

 

Al presenciar la adjudicación de licitaciones para la exploración y explotación de hidrocarburos, el autor de estas líneas he querido presentar a Usted algunas reflexiones a considerar sobre las nuevas reglas que determinan sobre la explotación del Petróleo en nuestro País.

Las personas de mi edad crecimos con la idea que el petróleo es “nuestro”; la pregunta que pretendo resuelva el lector es sobre la privatización o no del Petróleo en nuestro País, pero que lo haga con una información precisa que presentaré en diversas entregas sobre este tema.

La legislación nueva determina que México tiene la propiedad directa, inalienable e imprescriptible del petróleo y del  gas natural que se encuentra en el subsuelo del territorio nacional; la reforma no modifica este principio. Inclusive, en todos los contratos para la exploración y extracción de los hidrocarburos, se debe establecer que éstos son propiedad de la Nación.

Qué mecanismo se utilizó entonces para que los inversionistas privados, mexicanos o extranjeros puedan participar en estas actividades. Muy sencillo… “Contratos”. Me explico…

En primer lugar y a manera de aclaración, no se otorgan concesiones para la exploración o explotación de hidrocarburos, como es el caso de los minerales. En una concesión, el titular puede disponer de los minerales extraídos, en el caso del petróleo no podrá ser así… recuerde que México siempre será el propietario en todo momento del Petróleo.

El Gobierno Mexicano realizará licitaciones para la exploración y explotación de los hidrocarburos, como lo acabamos de observar hace unos días; donde los ganadores de la licitación firmarán “contratos” para llevar a cabo las tareas asignadas.

El pago que recibirán será en dinero y solamente en ciertos tipos de contratos llamados de “producción compartida” el Gobierno Mexicano pagará en “especie” es decir con el petróleo o gas que se extraiga.

Para efectos “comerciales” otorgar una concesión o pagar con petróleo pareciere ser lo mismo… forme Usted su opinión, presentaré la nuestra a la conclusión de nuestras entregas.

=========================

 

Tipos de Contratos

En seguimiento a nuestra reflexión anterior, es conveniente saber las formas en que se contratará la exploración y extracción de los hidrocarburos.

En primer lugar, los contratos podrán ser firmados por inversionistas privados sean nacionales o extranjeros. Estos contratos se deberán otorgar invariablemente mediante licitaciones y podrán ser: i) Contratos de Licencia, ii) Utilidad Compartida, iii) Producción Compartida, y iv) Servicios.

Sobra mencionar que la adjudicación de estos contratos por parte del gobierno federal se realizará a través de licitaciones.

Los contratos de licencia el ganador deberá pagar al Estado Mexicano un bono a la firma, una cuota durante la fase exploratoria, una regalía durante la extracción y una contraprestación, las bases para estos pagos están ya determinadas y se precisan para cada licitación. Por su parte el contratista tendrá el derecho a que se le vendan los hidrocarburos extraídos.

En el contrato de utilidad compartida, los pagos al Estado Mexicano son los mismos que en una licencia, pero la contraprestación será un porcentaje de la utilidad operativa; el contratista tendrá derecho a que se le reconozcan los costos y se le asigne el resto del porcentaje de la utilidad operativa.

Los conceptos para la determinación de la utilidad operativa y los costos se determinan en lineamientos que emite la Secretaría de Energía. En este contrato, la totalidad de la producción se entrega al Estado Mexicano que comercializará el petróleo.

El contrato de producción compartida las contraprestaciones para el Estado Mexicano y para el contratista son similares al contrato anterior, la diferencia es que los pagos al contratista serán en especie, es decir, se pagarán con petróleo.

Finalmente el contrato de servicios se paga una contraprestación en efectivo en base a los estándares y prácticas de la industria y el mercado.

Ese contrato de producción compartida resulta atractivo para México pues se paga sobre lo que se produce y el contratista tiene un riesgo importante que debe motivar su interés en realmente llegar a la producción. Los primeros dos contratos asignados este mes de Julio 2015 son precisamente de este tipo.

Habiendo dicho lo anterior, nos volvemos a cuestionar, ¿Es la reforma privativa del petróleo? En una visión comercial, en el Contrato de Producción Compartida ¿qué diferencia hace recibir petróleo en lugar de dinero? Forme Usted su opinión. Y nos volvemos a leer pronto.

========================

 

Oportunidades de Negocios

Conforme a nuestros comentarios anteriores pudiéramos debatir – como de hecho se hizo – sobre privatización o no de la reforma, la realidad es que en estricto derecho el petróleo no se privatizó. La Nación mexicana es propietaria del mismo porque conserva el derecho para “disponer” de ese activo.

Usted pudiera pensar que se privatiza al pagar con petróleo en un contrato de producción compartida, al menos en un plano comercial, pero conforme a nuestro sistema jurídico no es así; el petróleo es utilizado como instrumento de pago, como se diría en inglés es un “commodity” y la Nación mexicana se beneficia de esa situación. Usted tiene la última palabra…

Ahora bien, la reforma sí privatiza diversas actividades relacionadas con la industria de los hidrocarburos, esquema que en opinión del suscrito presenta opciones de negocios para inversionistas nacionales y extranjeros. A continuación algunas ideas sobre estas oportunidades.

En principio la legislación obliga a los contratistas de exploración y extracción de hidrocarburos a mantener un “contenido nacional” en la producción. La meta del porcentaje de contenido nacional se determina para cada licitación y podrá ser en bienes y servicios contratados, mano de obra, capacitación de mano de obra, inversión en infraestructura, entre otros.

En este sentido, se abren mayores oportunidades de negocios al poder licitar bienes o servicios no sólo a Pemex, sino también a distintas entidades privadas que serán las titulares de los Contratos. Debemos reconocer que la ley busca incentivar la industria nacional.

La legislación permite la participación de inversionistas privados en actividades anteriormente reservadas a la Nación mexicana o que sólo se contrataban con Pemex y son, tratamiento y refinación del petróleo, procesamiento de gas natural, importación de hidrocarburos en general, el transporte, almacenamiento, distribución y expendio al público de hidrocarburos en general.

Esta apertura muestra mayores oportunidades de negocios que se regirán conforme a la oferta y demanda; todos esperamos la entrada de las franquicias, pero no excluye la posibilidad de consolidar grupos de inversionistas locales o coinversiones con extranjeros para también operar en este sector, inclusive importar gasolinas y crear una marca de servicios propia.

En caso de requerir una asesoría más profunda, en BCG CONSULTORES LEGALES, existe un área específica en donde le podemos asesorar más a fondo sobre el tema, así como en múltiples cuestiones legales para hacer negocios de forma segura y eficaz, por lo que nos ponemos a sus órdenes en el correo electrónico emarcos@bcgconsultoreslegales.com