Sociedades Unipersonales

 

Chihuahua, Chih. Junio de 2015.

Asunto: SOCIEDADES UNIPERSONALES

 

Por: Lic. Cristy Jurado Ortiz

 

Antecedentes

La empresa unipersonal es una figura jurídica mercantil que tiene su origen formal en Alemania en el año 1980 la cual permitió la división patrimonial de las personas de negocios, y reducir el riesgo sobre el mismo patrimonio, esto fue conocido en su idioma inglés como “one man company” y supone una sociedad de responsabilidad limitada a una sola persona.

Posteriormente, varios países adoptaron diferentes posturas legislativas y entre ellas, Estados Unidos, Portugal, Francia y España, asumieron finalmente la tesis de la personalidad jurídica de las empresas unipersonales, mientras que otros propugnaron por la concepción contraria, como fue el caso de Argentina y Paraguay. Así, al darle personalidad jurídica a la empresa unipersonal lo que se buscaba era generar una clara separación de actividades, patrimonio y obligaciones entre el socio unipersonal y la sociedad en sí misma, que permitiera una mayor agilidad y transparencia en la actividad comercial.

Otras legislaciones, como la de Italia, Alemania y Suecia, adoptaron la teoría de la personalidad jurídica de tales empresas, pero de una forma indirecta, ya que la hicieron procedente solamente en los casos en la que la disminución del número de socios en las sociedades comerciales pusiera en peligro su existencia, y en el evento en que las acciones de un  compañía fueran adquiridas por una sola persona.

Sociedades mercantiles activas económicamente en México

En los Estados Unidos Mexicanos (México) de acuerdo al último censo existen 5’144,056 empresas, de las cuales las micro empresas (de 1 a 10 trabajadores) representan el 95.2%, es decir que el 4.8%, esta repartido de la siguiente forma: grandes 0.2%, medianas 1.2% y pequeñas 3.4%. Si una persona natural (física) que desea establecer un negocio del índole que sea, de conformidad con lo establecido en nuestras leyes, es bajo la modalidad de persona física actividad empresarial, y en esta modalidad adquiere una responsabilidad ilimitada, subsidiaria y solidaria, es decir que tiene que responder hasta el límite de su patrimonio quedando excluidos los bienes que conforme a la Ley son inalienables o inembargables. Y no únicamente el capital comprometido para llevar a cabo la empresa, en caso de que el negocio económicamente y financieramente le vaya mal, la persona natural que creó el negocio, es a quien se le considera responsable, y obviamente tiene que pagar por los daños y perjuicios que se hayan ocasionado por el mal negocio, por el tipo de responsabilidad que adquiere. Aunado a lo anterior cabe hacer mención que muchas personas no desean asociarse con otras personas para el establecimiento de algún negocio en lo absoluto.

El pasado 29 de abril de 2015, la Comisión de Economía presentó al Congreso de la Unión un proyecto de decreto por el que se reforman y adicionan diversas disposiciones de la Ley General de Sociedades Mercantiles con el objetivo de incluir tanto en las Sociedades Anónimas como en las Sociedades de Responsabilidad Limitada, la posibilidad de que puedan ser constituidas por un solo socio, siendo así un incentivo para los empresarios individuales a la formalización de sus actividades comerciales y contrarrestar la simulación jurídica en la constitución de las sociedades sin imponer cargas adicionales a quienes opten por este tipo de figuras jurídicas; pero al mismo tiempo, que se establezcan elementos indispensables para generar seguridad y certeza para quienes celebran actos jurídicos de cualquier naturaleza con este tipo de sociedades. 

Sin duda, en caso de ser aprobada, será una reforma importante para nuestro sistema, por lo que les estaremos informando cualquier avance de la misma.

En caso de requerir una asesoría más profunda, en BCG CONSULTORES LEGALES, existe un área específica en donde le podemos asesorar más a fondo sobre el tema, así como en múltiples cuestiones legales para hacer negocios de forma segura y eficaz, por lo que nos ponemos a sus órdenes en  el correo electrónico cjurado@bcgconsultoreslegales.com